Prevención de la violencia con cohesión social, hacia un modelo integral de seguridad ciudadana

Tendría que comenzar diciendo que siempre queda mucho por hacer en el tema de seguridad ciudadana. Todos quisiéramos que se pudiera hacer una intervención única y con eso resolver el problema. Y la mala noticia es que no existen atajos, no existen caminos cortos. Es un tema de tal complejidad que requiere de políticas integrales, que resuelvan adecuadamente esta relación entre seguridad y desarrollo, estas necesidades de ejercer la ley en su pleno derecho, pero a la vez asegurar las posibilidades y los derechos de la gente.

La seguridad ciudadana puede ser una tremenda lacra en el sentido de imposibilitar a las personas el uso efectivo de sus derechos.

Sabemos que la seguridad ciudadana y la gestión de los gobiernos para enfrentarla desde las múltiples perspectivas, requiere una amplia comprensión de su compleja causalidad y también buscar respuestas a las necesidades de la diversidad humana expresada en los entornos urbanos.

Y si bien hay elementos universales que uno puede compartir, también requiere un abordaje completamente local, no sólo a nivel nacional: incluso a nivel más pequeño de un barrio determinado donde uno ve cuáles son los elementos concretos de riesgo, que cambian de un lugar a otro.

Esta no es sólo la tarea del Ministerio del Interior, ésta es la tarea del gobierno, de la intendencia, de la sociedad civil y de cómo se organiza para analizar cuáles son sus factores de inseguridad mayores y cómo responder ante el diagnóstico de intervenciones que puedan ser más útiles.

Comparto lo alarmante del incremento de la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes en más de 21% en la última década. En países como Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras o Venezuela, la tasa supera los 25 homicidios por cien mil, y en algunos casos supera los 40. Sabemos también que hay regiones o barrios, al interior de los países, donde la situación es más grave aún, porque el poder del crimen organizado es un factor fundamental que restringe la libertad de las personas.

Los altos niveles de criminalidad y violencia generan riesgos para la gobernabilidad democrática y para la vigencia del Estado de Derecho, disminuye la confianza de las personas en el gobierno, en sus autoridades, incluso hacia el parlamento, la policía y el sistema judicial. Y cuando nosotros miramos, justamente lo que pasa en muchos países de la región, vemos este proceso, que debilita las democracias, debilita la capacidad de las instituciones de poder responder a dilemas como estos. Y cunde el miedo y la desconfianza en el otro.

El reciente informe sobre las percepciones de los ciudadanos y ciudadanas de 18 países de América Latina, conocido como Latino-Barómetro, nos señala que el principal problema que las personas mencionan es la delincuencia y el tema de la seguridad. Y lamentablemente no es baladí, no es una cosa que a la gente se le ocurre porque sí, porque tenemos algunos indicadores que confirman este temor: la probabilidad de que un joven de América Latina sea víctima de un homicidio es 30 veces mayor que la de un joven de Europa y 70 veces superior a la de los jóvenes de países como Grecia, Hungría, Inglaterra, Austria, Japón o Irlanda.

Es verdad que gran parte de la responsabilidad reposa en redes del crimen transnacional organizado, muchas veces con capacidad de acción mayor que algunos Estados.

Pero entonces la pregunta es ¿cómo enfrentamos este dilema? A mí me tocó vivirlo cuando fui candidata, porque ante el temor la gente busca mano dura. Y suena muy bien, cualquiera que se pare y diga: “yo tendré mano dura y haré lo que nadie más fue capaz de hacer” va a sacar aplausos y votos, pero la verdad es que no va a resolver el problema. En nuestro país teníamos cárceles atestadas, con uno de los  índices más altos de presos en el continente, y seguía existiendo delincuencia. Por lo tanto la pura mano dura, claramente es absolutamente insuficiente. Y por eso yo uso la frase que uso Tracy (Tracy Betts, representante del BID en Uruguay): “mano firme, pero mano inteligente”. Ambos elementos tienen que ir necesariamente unidos.

Ustedes saben que soy médico, soy pediatra, y como tal les puedo decir que nadie nace delincuente: se hacen, por alguna razón de carácter social la persona llega a ser delincuente, y por eso la prevención es tan importante.

Sería equivocado no establecer vínculos con graves situaciones de desigualdad -no me mal entiendan, yo no creo que la pobreza sea igual a la delincuencia- sino que existen condicionamientos sociales que predeterminan con mayor posibilidad que alguien pueda caer en este tipo de conductas.

Por tanto, el modelo sólo de protección social no resuelve el problema como tampoco lo hace el modelo de mayor represión; uno tiene que avanzar en nuevos sistemas de justicia, en mejores policías, evitar impunidades, generar todas las medidas acorde al Estado de Derecho que corresponde. Pero además generar todas las condiciones de igualdad de oportunidades, igualdad de derechos.

Una significativa porción de las poblaciones de nuestra región están afectadas de profundas carencias. Y algunos sistemas democráticos no son tan representativos y no producen el nivel de cohesión social que deberían, lo que se refleja en debilidades expresadas en el desinterés y en la falta de credibilidad de sectores importantes de la población, sobre todo de jóvenes, quienes ven sus horizontes de oportunidades disminuidas.

Y muchas veces las respuestas de los estados han apuntado a mayor represión dándole la espalda a las personas, a las causas de sus comportamientos, a la falta de oportunidades y educación, incluso a sus derechos, es decir ahí donde la mano inteligente no ha ido de la mano de la mano firme.

La seguridad ciudadana, en tanto derecho humano y pre-condición del ejercicio de las libertades individuales, implica vivir libre de temores, de miedos. Es una condición necesaria para levantar las barreras que limitan la libertad de hombres y mujeres de participar en la educación, el trabajo, la vida económica y política, y no menos importante, en los espacios de esparcimiento y de convivencia social.

Las personas tienen percepción de inseguridades no solo en términos de delincuencia, sino también la inseguridad en términos de oportunidades. Hoy día estamos viviendo en el mundo una crisis económica y financiera importante, vemos que la incertidumbre es algo que pasa muy fuertemente por la vida de las personas, que se basa en ciertas cifras de criminalidad, pero también otra serie de carencias sistemáticas de bienestar (alimentación, educación y salud) y en algunas partes del mundo carencia de  libertad de expresión y de pensamiento. Es una cadena de derechos humanos que no están plenamente desarrollados y que conforman la base de un temor social que se amplifica y extiende como una mancha de aceite gracias a los medios de comunicación y las redes sociales, frente a la limitada capacidad de respuesta de los estados, sean estos nacionales o locales.

América Latina se encuentra en un momento de gran oportunidad para consolidar y profundizar su democracia justamente porque uno de los éxitos de la democracia en América Latina es gente organizada, gente joven consciente de sus derechos y con alta capacidad de propuesta. Y el problema, a mi juicio, es que la democracia tiende a debilitarse en el imaginario colectivo cuando no es capaz de dar respuestas ante crisis económicas, sistemáticas carencias básicas y también cuando crece la inseguridad.

Extracto del discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, durante el seminario internacional “Prevención de la violencia con cohesión social, hacia un modelo integral de seguridad ciudadana”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Publicado en ONU Mujeres – http://www.unwomen.org/es/2011/11/espanol-prevencion-de-la-violencia-con-cohesion-social-hacia-un-modelo-integral-de-seguridad-cuidadana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: