Menores, crimen y castigo – Parte II

Absurdo total
Por Emilio García Méndez

Abogado, especializado en derecho de menores. Presidente de la Fundación Sur. Testimonio recogido telefónicamente.

Es lamentable el absurdo total que es este país en materia de respuesta jurídica a este problema. Lo que necesitamos es una ley de responsabilidad penal juvenil. Somos el único país de Latinoamérica que no la tiene y en su lugar tenemos un decreto de la dictadura que dice que los menores de 16 años son inimputables y no punibles. Eso, en términos prácticos, no quiere decir que no pueden ser privados de la libertad, lo que quiere decir es que no pueden tener un debido proceso. Y como no pueden tener un debido proceso nunca se sabrá si este chico es el autor o no del crimen. Como no tenemos aquella ley de responsabilidad penal juvenil, se utilizan los sistemas terapéuticos como formas encubiertas de cárcel. Para este chico, el fiscal pide una restricción de su libertad ambulatoria, que es como pedir que se viole la ley, que es muy clara al respecto, entonces, para satisfacer a la opinión pública por vía oblicua se usa la privación de la libertad en una comunidad terapéutica. Y así asistimos en la Argentina cada vez más al incremento del uso de la privación de libertad en instituciones no penales.
Lo que pasa con este chico es un ejemplo de la doble aberración a la que asistimos: que nunca tendrán un debido proceso y a la utilización de instituciones terapéuticas como instituciones penales.
Pero ojo, una ley como la que reclamamos no es para solucionar el problema. Para eso están las políticas sociales. La ley de responsabilidad penal juvenil es para administrar el problema.
Lo primera que habría que hacer es establecer un debido proceso. Si a uno lo acusan de cometer un delito lo primero que hace uno es defenderse, pedir un abogado, porque todos tenemos derecho a un debido proceso. O uno aceptaría que se lo procese mediáticamente. Este chico necesita un debido proceso. De lo contrario está privado de su libertad y sin siquiera un proceso debido.
Este debate no se resuelve porque la represión ilegal ha sido tan brutal, tan desmesurada, que no se logra articular un discurso serio y sin culpa sobre la represión legal.

¿Y las políticas públicas?
Por Marcelo Iafolla

Militante social. Ex coordinador de la Dirección de Niñez y Adolescencia de la Municipalidad de La Plata.

En este momento nos conmueve el terrible dolor que afecta a la familia Esquibel, que perdió a un papá con un montón de sueños y el supuesto autor es un pibe de 15 años.
Sé que es muy difícil analizar este tema en este momento, pero siento, quizá por mi historia, la obligación de escribir lo que pienso. Lamentablemente este tema aparece cuando un pibe comete un delito.
En un momento fueron los pibes de la llamada “banda de la frazada”; eran un problema de Estado, generaban una inseguridad que parecía no terminar. Tuvimos la muerte de Pedro (un chico vendedor ambulante, atacado por otro pibe). Los corrieron de la plaza, lograron calmar el malestar social y pasó.
¿Dónde creen realmente que están los pibes de la Banda de la frazada? ¿Ustedes creen que están en sus casas con mamá y papá? ¿Que retornaron a la escuela? ¿Que lograron en este tiempo delinear un proyecto de vida? No nos engañemos más.
El Municipio de La Plata adhirió a la Ley de Protección y Promoción de los Derechos de los Niños, una hipocresía enorme… una distancia abismal entre el compromiso asumido y la realidad. Por más bella que sea la ley no cambia la realidad de la personas por su propia letra, las políticas públicas son las que cambian la realidad. Y por favor díganme ¿cuál es la política pública que tenemos en la región para la niñez en riesgo?
Es imposible pensar que los pibes tengan respuestas humanas si dejamos que se críen a la intemperie, en ambientes inhumanos. Cobra sentido, entonces, esa frase que aparece en muchos muros: “Ningún pibe nace chorro”. Trabajemos junto a las familias para que nuestros pibes puedan vivir con dignidad.

Pensar en la readaptación
Por Julio César Alak

Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Testimonio recogido de una entrevista en Radio Provincia

Lo que sucedió en Tolosa es un hecho tremendo que pone nuevamente en análisis la necesidad de promover una ley de responsabilidad penal juvenil. Es un tema de gran complejidad, lo tiene el Congreso; nosotros hemos promovido la sanción de esa ley en su momento.
Pensamos que hay que establecer un régimen especial para los jóvenes que delinquen en donde no solamente se atienda a la seguridad sino también a su readaptación. Es importante tener en cuenta, como se dice vulgarmente, ningún niño nace delincuente. Es necesario establecer sistemas en donde puedan ser reeducados, donde puedan tener asistencia psicológica, alimentaria y social, y readaptación, pero también es necesario un lugar en donde no genere la presencia de niños en estas condiciones inseguridad en las demás personas.
El tema de la droga es un mal endémico mundial contra el cual hay que luchar con toda intensidad. Es importante seguir adelante con los planes que este país tiene en marcha y que se evite circunstancias como esta.
Pensamos que este hecho va a actualizar la discusión sobre la ley de responsabilidad penal juvenil; pensamos que esta ley, no sólo con objetivos de incriminación sino de reinclusión social, puede ser una de las soluciones para que no se repitan casos como el de Tolosa.

Segunda parte de la nota publicada en http://www.infonews.com/nota.php?id=123038&bienvenido=1

Una respuesta to “Menores, crimen y castigo – Parte II”

  1. Miguel Angel Medici Says:

    Don Julio:
    Hoy ministro, antes intendente y muchos años de transitar los caminos de la gestión pública y cargos de altísima responsabilidad.
    También muchos años de “analizar las necesidades” que padecemos en las bases sociales, que cada día que dejamos pasar – creo que con absoluta irresponsabilidad – sin asumir las políticas públicas que corresponden, destrozan generaciones de hermanos sumiéndolos en el peor de los destinos.
    Leamos los conceptos del Dr. Abel Albino referidos a la niñez y pongámonos “a rueda” de la realidad. Por favor!!!.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: