Políticas contrapuestas. ¿De qué lado estamos?

El pronunciamiento del día 23 deja en claro que tanto en la Nación como en la provincia de Buenos Aires las urnas han confirmado los resultados de las primarias de agosto consagrando así a quienes se perfilaban en tal sentido.

Las cifras finales en uno y otro caso han otorgado una enorme proyección para ambos, bajo la cual las políticas de seguridad tendrán el peso aplastante de los millones de ciudadanos que han adherido a las directrices de los candidatos.

Ante esta realidad, quien puede ahora cuestionar la política de seguridad de la provincia, habida cuenta del respaldo popular que ha obtenido Daniel Scioli.

El cincuenta y pico por ciento de los votos obtenidos, sin lugar a dudas expresa también el consentimiento de la ciudadanía para con la seguridad en este territorio, más allá de las voces de los muchos que desde hace tiempo venimos cuestionando distintos aspectos con los cuales no coincidimos.

Si bien es cierto que en numerosas encuestas previas una de las mayores inquietudes ciudadanas está referida a la seguridad, al momento del  acto electoral, esta cuestión pareciera haber perdido valor y el apoyo del votante ha valorado otros aspectos no tan explicitados por los consultados.

Que bonaerense, en los próximos meses puede cuestionar el autogobierno policial o el desprecio por la participación ciudadana o los aspectos marketineros de los cuatro años pasados en esta materia, si la expresión al momento del recuento de los votos es contundente e inapelable.

Pero no es menos cierto que también se ha refrendado por ese mismo medio la política de seguridad de la Nación, que contrasta con la provincial, poniendo en valor todo aquello que en la provincia se ha desestimado.

El acto en la Biblioteca Pública Nacional, las Escuelas de Participación Comunitaria, la conducción civil de las fuerzas de seguridad, entre otros temas marcan una clara discrepancia con el gobierno provincial, situación que seguramente se ha de visualizar en un futuro no muy lejano, habida cuenta de la incompatibilidad de ambas.

Las diferencias de concepción de las políticas son irreconciliables, dado que no los separan gradaciones, sino las matrices de una y otra.

No son cuestiones de tonos de grises, sino de blancos y negros absolutos.

Los conceptos que enarbola Nilda Garré en la visión de la Nación al respecto, son abiertamente contrapuestos a los que expresan las acciones de Daniel Scioli en esta materia.

Y las expresiones recientes de Cristina Fernández, al referirse y colocar en agenda a los sectores más vulnerables de la sociedad son también la confirmación del desencuentro de uno y otro rumbo.

Esta es la perspectiva que a corto plazo habrá de dirimirse y es en esta coyuntura en la que los bonaerenses deberemos fijar posición.

Y para quienes abrazamos la plena vigencia de la Ley de Seguridad Pública de la Provincia de Buenos Aires el camino está claro y comprende más ciudadanía, más compromiso, más amplitud en la visión –hoy lamentablemente estrecha- de la seguridad.

Y consecuentemente con esto, una política que de las respuestas adecuadas.

El vaso medio vacío es que perdimos cuatro años; el vaso medio lleno es que sabemos que los perdimos y que por lo tanto, nuestro trabajo en la provincia deberá apuntar a la generación de los cambios que deberán realizarse sin demoras.

Apuntes de Seguridad Ciudadana

 

 

Una respuesta to “Políticas contrapuestas. ¿De qué lado estamos?”

  1. Miguel Angel Medici Says:

    No creo que el aplastante resultado de las urnas de como resultante el apoyo y acompañamiento comunitario a la Política de Seguridad de la provincia. En todo caso, la falta de propuestas de la oposición – en este y otros temas – abonó el resultado.
    Si se realizara una encuesta específica y puntual sobre la Seguridad, los resultados seguramente indicarían una contradicción entre estos y los votos.
    Personalmente creo que el Gobierno Provincial desactivó la Participación Ciudadana porque tomó conciencia que del debate y el compromiso popular se iba a concluir necesariamente en la crítica a lo que aquel no hizo, no hace y lamentablemente no hará.
    Este desconocimiento – alimentado desde las autoridades – es el que hace que la mayoría de los bonaerenses siga pensando que la raíz del problema está en la Policía y, en alguna medida, en el Poder Judicial. Como dijera Garré en alguna oportunidad, “los que así piensan, de esto no entienden nada”. Esto es funcional – y no casual – a lo deliberadamente pergeñado por el gabinete de Scioli.
    Trabajemos codo a codo para revertir esta situación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: