Seguridad bancaria

A un año del episodio que tuvo como protagonista a Carolina Piparo, vale recordarlo a la luz de los escasos avances que se perciben respecto de la seguridad bancaria.

O de los intentos de utilización del caso.

“En tanto, en la Cámara de Diputados, la oposición volvió a reclamar el tratamiento de proyectos relacionados con el combate contra el delito impulsados por esas bancadas, en el marco de la reunión de la Comisión de Seguridad, en la que se comenzó a analizar un proyecto impulsado por la Coalición Cívica que apunta a prohibir que los efectivos de la Policía bonaerense cobren horas extras si ese plus se percibe en concepto de tareas de vigilancia realizadas en una entidad bancaria que no cumple con normativas de seguridad.” Diario El Día (La Plata). Sección Política. 9 de septiembre de 2010.

El párrafo anterior, parte de una nota más extensa es una muestra del desenfoque de los ejes con los cuales debatir seriamente respecto de un tema tan significativo para la sociedad, como lo es la seguridad ciudadana.

Existen normas de seguridad bancaria que fueron dictadas hace ya algunos años por la autoridad de aplicación (Banco Central de la República Argentina) y por efecto de innecesarias postergaciones, producto quizás de presiones del sector financiero -del que no están excluidos los bancos oficiales-, originadas algunas de ellas en las inversiones necesarias para su cumplimiento, aún no han sido implementadas en su totalidad. O se han concentrado más en la protección de los bienes en custodia (probablemente por la responsabilidad emergente en caso de robo) que de los clientes y usuarios (*).

El sector político que propiciaba la prohibición del cumplimiento de servicios adicionales policiales confunde una vez más el objeto de la acción, lo que pareciera contagiar al resto de la Comisión. Indudablemente sería mucho más contundente la discusión respecto de la cancelación en forma perentoria e irreversible de la autorización para operar de aquellas sucursales bancarias que no se han adecuado todavía a las normas sancionadas. Es decir una penalidad acorde a la gravedad de la omisión.

Esto mostraría con claridad que se encara la problemática con la seriedad debida y no a caballo del oportunismo político ante la sensibilidad social por la cuestión.

(*) Documentación:

BCRA. 20/09/1999. Comunicación “A” 2985: Capítulo XXI. Medidas Mínimas de Seguridad en Entidades Financieras.

BCRA. 21/12/2001. Comunicación “A” 3390: Circular RUNOR 1 – 487. Capítulo XXI. Medidas Mínimas de Seguridad en Entidades Financieras.

BCRA. 15/02/2008. Comunicación “A” 4778: Circular RUNOR 1 – 847. Medidas mínimas de seguridad en entidades financieras. Texto ordenado al 14/02/2008.

BCRA. 03/09/2009. Comunicación “B” 9631: RUNOR 1 – 487. Capítulo XXI. Medidas Mínimas de Seguridad en Entidades Financieras. Ampliación del plazo dispuesto en la     Comunicación “A” 4778.

PE. 21/07/1971 Ley de requisitos mínimos de seguridad (Ley N° 19130)

PE. 08/04/2009. Resolución del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos 1082/2009.

Una respuesta to “Seguridad bancaria”

  1. Alda Says:

    La susursal Pinamar, del Banco Nación, ha colocado mamparas para proteger de la vista a las operaciones que se hacen en mostrador. Algo es algo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: